Mazda siempre ha explorado la idea del “movimiento” como inspiración para el diseño de sus vehículos. La actual generación de modelos de Mazda está influenciada por la potencia y la belleza de la naturaleza. En su evolución, se ha inspirado en los movimientos repentinos de los animales. Para ello ha recurrido a un nuevo lenguaje de diseño denominado "KODO- Alma del Movimiento".

Diseño exterior con estilo audaz

El origen del concepto KODO, "alma del movimiento" es la imagen de un depredador en el momento en que salta sobre su presa, o el movimiento de una espada en el kendo, un arte ancestral japonés. En definitiva, el instante en el que se libera una fuerza acumulada. Busca la forma del momento en que se inicia el movimiento; el instante en el que arranca la carrera de un guepardo o el momento en que golpea una espada en el kendo.

Minagi

Mazda Minagi es el primer concept car que incorpora completamente la tecnología SKYACTIV y el diseño KODO- Alma del Movimiento. Los diseñadores se inspiraron en los movimientos que realizan los guepardos durante su caza. De esta forma, propusieron evocar el momento en que este animal contrae sus músculos, listo para arremeter contra su presa. Por otra parte, como una estocada puede ser en cualquier dirección, una idea que encaja con la función de un crossover SUV ágil como dardos con destreza a través de un paisaje urbano en expansión.

Shinari

Mazda Shinari es la máxima expresión del lenguaje KODO. La estética es una combinación entre robustez y suavidad, rapidez y fuerza en movimiento. La apariencia poderosa y fuerza flexible se logra gracias a los materiales tenaces como el bambú o acero. Su torsión evoca a la postura de un cuerpo en tensión apunto de ejecutar un movimiento rápido. Su interior está diseñado bajo la exigencia atlética en la que la cabina del conductor está pensada para crear un espacio óptimo de concentración en la conducción. Para los pasajeros la cabina proyecta la sensación de apertura.